Memoria del encuentro internacional de Consulta Previa, Cartagena-2014

EL DERECHO A LA CONSULTA PREVIA EN LA PRÁCTICA: DESAFÍOS Y OPORTUNIDADES PARA LOS ACTORES EN LA REGIÓN ANDINA  
RELATORÍA DEL II ENCUENTRO INTERNACIONAL

Cartagena-Colombia, 27 y 28 de Octubre 2014

Mikel Berraondo* 

Entre los días 27 y 28 de octubre del 2014 se celebró en la ciudad de Cartagena de Indias, Colombia, el II Encuentro Internacional El derecho a la consulta previa en la práctica: desafíos y oportunidades para los actores en la región andina”. La reunión convocada por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), la Cooperación Técnica Alemana (GIZ), la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos (OACDH) y el UN Global Compact Regional Centre for Latin America, contó con un nutrido conjunto de participantes de varios países de la región: funcionarios de entidades gubernamentales y de las Defensorías del Pueblo, líderes y lideresas de organizaciones y comunidades indígenas, representantes de empresas extractivas que operan en los países de la región y delegados de organizaciones internacionales.

El evento tenía como objetivo dar continuidad al proceso de diálogo entre pueblos indígenas, Estados y empresas iniciado en el I Encuentro realizado en Cartagena entre los días 25 y 26 de noviembre del 2013, donde se buscaba construir una plataforma para un diálogo franco sobre las expectativas de los diferentes actores relacionadas con el derecho a la consulta previa, logrando  además un entendimiento básico sobre las diversas perspectivas relacionadas con el alcance de este derecho y los procedimientos más adecuados para su aplicación, a partir de las propuestas de los pueblos indígenas y de los derechos que les son reconocidos.   

Para lograr este propósito se definieron nudos problemáticos y elementos facilitadores en los procesos de consulta previa, a fin de prever posibles rutas consensuadas para su aplicación futura y para el establecimiento de mecanismos para su seguimiento. Durante los dos días de trabajo se utilizaron diversas metodologías participativas que permitieron a los cuatro grupos sectoriales convocados (pueblos indígenas, Estados y defensorías del pueblo, empresas y cooperación internacional), tanto la reflexión temática como una fructífera interacción entre ellos. Se definieron diversas actividades de trabajo en grupos mixtos, grupos bilaterales y sesiones plenarias donde se socializaban y debatían los diferentes puntos de vista y las conclusiones principales.  

Sin duda, la actividad más relevante fueron las reuniones bilaterales, que permitió un intercambio franco y abierto entre los actores sobre la naturaleza del derecho a la consulta previa y su aplicación real en la región. Por ello, se limitaron las referencias a la consulta como una mera práctica de relaciones públicas y se asumieron honestamente las actuales limitaciones que la aplicación de la consulta previa evidencia en la región andina.